Proceso Constituyente en Chile

El 15 de noviembre de 2019, en el contexto de manifestaciones sociales que se venían produciendo durante las semanas previas, tuvo lugar un hito político y social: la mayoría de las fuerzas políticas representadas en el Congreso Nacional, llegaron a un amplio acuerdo. En virtud de dicho acuerdo, pactaron que en abril del año 2020 se someterá a plebiscito la posibilidad de reemplazar nuestra actual Constitución Política de la República (cuyo origen data de 1980), por una nueva Carta Magna. En caso de prevalecer la opción por una nueva Constitución, su redacción quedará a cargo de una convención (mixta o constituyente), cuyos miembros, en su integridad, serán electos democráticamente. Esta convención tendrá un plazo de alrededor de un año (9 meses, prorrogables por otros tres) para redactar una nueva Constitución, cuya aprobación será finalmente sometida, nuevamente, a un plebiscito cuya votación será obligatoria.


Cumplida la tarea encomendada a la convención, ésta se disolverá y sus miembros no podrán asumir cargos de elección popular por un año.


Este acuerdo refleja un importante esfuerzo de dichas fuerzas políticas por encauzar, por la vía institucional y bajo las reglas vigentes, las demandas sociales de los ciudadanos.


A continuación encontrará cierta información relacionada al proceso descrito (el “Proceso Constituyente”) que puede ser de utilidad.